Carne «roja» sana y de León.

La carne de potro hispano-bretón es la joya de La Corona de la carne de la zona leonesa de Babia. En principio es una gran desconocida en España, pero los babianos han sabido ponerla en valor, tanto en su forma de hacer, como en las jornadas gastronómicas que desde la asociación Estás en Babia, se encargan de organizar cada año.

Por cierto, durante Noviembre siguen las jornadas, así que podrás disfrutar en menús especiales con carne de potro hispano bretón en los Restaurante asociados.

La carne de potro Hispano Bretón, roja, sana y de León.

Estos animales, se crían en libertad, en los prados y montañas de Babia, que es además de parque natural, Reserva de la Biosfera, sin duda un entorno único que aporta a esta raza, sus especiales características.

Su carne es de un intenso color rojo, muy tierna y de fácil digestión, es muy recomendada por dietistas y nutricionistas para niños y deportistas.

El origen de esta singular raza, se remonta a mediados del siglo XX, cuando el ejército intentaba mejorar las razas autóctonas de cara al tiro pesado, y decidió importar sementales bretones, mejorando la capacidad de tiro al cruzarla con la yegua local. 

Es en
los 60 cuando se empieza a utilizar la
denominación de Hispano-Bretón.
Se localizan en las
zonas de montaña de la provincia de
León, principalmente en la comarca
de Babia, donde pastan en un entorno natural único y en condiciones meteorológicas muy variadas que oscilan desde temperaturas inferiores a
los cero grados, con grandes nevadas
durante el invierno, hasta los 30 grados durante los veranos.

Como raza, posee una gran resistencia de trabajo, u cuerpo musculoso, rústico y muy enérgico. Las patas son cortas pero potentes, con articulaciones anchas y resistentes.

El potro «pata negra»

Siempre se ha comparado al potro hispano-bretón de Babia, con el cerdo ibérico que trota por la dehesa de Jabugo o la extremeña. Ya que viven en regimen de plena libertad y no están estabulados. Su crianza es muy limpia, tienen todas las características de las producciones ecológicas.

El sabor de su carne, se torna un poco «dulzón» debido a su alto contenido en glucógeno, su textura, también es muy especial, rica en proteínas y baja en grasa.

Es por ello, que siempre se recomienda carne de potro a niños y a deportistas de élite, claro que también a personas mayores o con alguna anemia. Su característico color rojizo, se debe a la alta vascularización muscular y la altaa cantidad de mioglobina.

Dado su menor contenido en grasa, su riqueza en glucógeno y alto valor proteico, así como un efecto  anti-anémico, por su alto contenido en hierro, además de ser una fuente importante de fósforo, magnesio, zinc y cobre.

Pero es que además de estar arraigada en la cultura de los pueblos leoneses, es una carne que  comparada con otras, es rica en piridoxina, tiene altos contenidos en ácidos grasos omega 3 y propiedades inmunizantes respecto enfermedades como la tuberculosis y también es muy rica en vitamina B.

¿No suena a superalimento?

Pregunta en la carnicería de tu barrio, seguro que conocen bien la carne de potro de babia, apoya a los productores leoneses y al comercio de barrio, potenciando como siempre los #productosdeleon como siempre te recordamos desde #ladespensadeldiario

Pero tampoco esperes para acudir a Babia, lo primero, porque es una zona de León, preciosa, y después para poder degustar la deliciosa carne de potro Hispano Bretón Babiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *